COMO SABER QUE VINOS SON DE GUARDA: POR DIEGO FANARA

Nuestra columna de hoy está dirigida a una afirmación que a lo largo del tiempo se
tornó como verdad absoluta: “con el paso del tiempo el vino se pone mejor”. El dicho popular
dice también: “Estoy como los buenos vinos, con el paso del tiempo me pongo cada vez
mejor”.

 

Muchos escribieron como: Félix Lope de Vega y Carpio que: “El vino, mientras más se
envejece, más calor tiene: al contrario de nuestra naturaleza, que mientras más vive, más se va
enfriando.”. En tanto H. C. Dowland escribe: “Algunos seres humanos se suavizan con la edad,
como el vino; pero otros se agrian, como el vinagre”.

 

Hay muchos ejemplos literarios más, locierto es que no todos los vinos son para ser guardados. Tal vez, lo dicho por los autores seasemeja más a la realidad. Un vino es como una persona. El ser humano se gesta, nace, evoluciona, llega a su punto máximo, se estabiliza, comienza a decaer y termina su ciclo en
esta vida.

El vino comienza a gestarse desde la planta, de la mano del enólogo hace el proceso
de producción en la Bodega, es embotellado y llega a nuestra mesa. Son varios los actores,
que definen si un vino es para ser conservado por un tiempo determinado y así alcanzar su
punto máximo o si debemos tomarlo en el corto tiempo aprovechando todo su potencial. Eso
lo transforma en un vino bueno o malo, no. 

 

Tan solo son formas diferentes de pensarlo y producirlo para que disfrutemos de su mejor versión.
Al pensar en comprar una botella para guardarla debemos estar atentos a varios factores:

 

 Acidez: Los vinos con una acidez alta tienen capacidad de guarda. Esta
característica indica que necesita tiempo para mejorar. Es decir que con unos
años de guarda en botella mejorará.


 Alcohol: Si un vino tiene una alta carga alcohólica es probable que se pueda
guardar. El motivo es que, con el tiempo puede perder alcohol mientras espera
en botella. Así, podría percibirse más equilibrado tanto en boca como en nariz.


 Barrica: Después de la fermentación en acero debe pasar por la barrica para
terminar de pulirse. La madera le va a dar mayor potencial de guarda ya que le
va a aportar taninos que van a generar un efecto protector y antioxidante. Así,
retrasa su envejecimiento y la oxidación.


 Edad de las vides y el terroir: Cuando una parra es vieja, da uvas de mejor
casta, muy concentradas ofreciendo vinos de muy buena calidad. A su vez el
clima, tipo de suelo, las horas de sol, garantizan la sanidad del fruto.


 Asesoramiento: Las Contra Etiquetas pueden aportar la información necesaria;
en el buscador web se puede poner el nombre del vino más la leyenda
potencial de guarda o la guía de un vendedor o vendedora de una vinoteca
para conocer qué tiempo debe ser guardarlo.

 


Otro punto que debemos tener en cuenta es que cepas son las más indicadas para la
guarda. Los varietales tintos que mejor se adaptan al añejamiento son los Cabernet tanto
Sauvignon o Franc, el Tannat; el Merlot y el Malbec. En materia de Blancos: los Chardonnay o
Riesling pueden sorprendernos.

 

Por su parte los espumosos, se recomienda beberlos jóvenes
porque llegan a nosotros en un punto justo de madurez controlado por su elaborador. Aunque
la presencia de Pinot Noir en el assemblage le aporta un gran potencial de guarda.

En tanto los vinos dulces como los cosecha tardía o ice wine por su alta concentración de azúcar y acidez
sobreviven por años. Mientras los generosos como el Jerez o el Oporto, soportan un guarda de varios años, debido a su elaboración a partir de uvas maduras; concentración; grado alcohólico y alto contenido de azúcar residual.


Por todo esto, cada estilo de vino presenta un tiempo diferente para ser bebido o ser
guardado:

 

 Vinos Jóvenes: no más de un año de guarda. Los que tuvieron un paso por
madera tal vez algunos meses más pero no mucho más porque no los vamos a
apreciar


 Vinos Crianza: entre cuatro a cinco años


 Vinos Reserva: entre ocho a diez años


 Vinos Gran Reserva: 15 años o más

 


Incluso todos estos aspectos mencionados no son determinantes para definir si un vino
es de guarda. La última palabra la tenemos como consumidores. Si al tomar una botella
encontramos en nariz y en boca: acidez, alcohol; madera, terruño y una buena calidad de la
uva estamos ante una etiqueta interesante para pensar en su guarda. Está claro que el vino y
el ser humano se parecen.

 

Porque al igual que dos hermanos o dos hermanas que nacieron de
un mismo padre y una misma madre son distintos, con el vino pasa lo mismo. Es un producto
vivo y en continua evolución en la botella. Por eso una misma etiqueta puede demostrar
comportamientos diferentes a otra de la misma línea.

 

Entonces sino existe una fórmula perfecta para indicarnos cuánto tiempo puede evolucionar un vino, lo ideal es compremos varias botellas de ese vino que queremos guardar e ir tomando una botella cada año y seguir
así su evolución. Es apasionante todo el universo que esconde una botella en su interior.


Buenos Brindis

Comentarios

Comentar artículo